Está usted en: Profesionales

11 sep 2017

Nuevas muertes por la interacción Brivudina (Nervinex®) - fluoropirimidinas

Brivudina (Nervinex®) es un antiviral análogo nucleósido de timidina, que tiene la indicación de "herpes zóster agudo en adultos inmunocompetentes".

 

 

Tras la notificación de otros 7 nuevos casos mortales,  la AEMPS emitió el pasado viernes una nueva Nota informativa recordando el riesgo potencialmente mortal de la interacción de Brivudina (Nervinex®) con antineoplásicos que contienen 5-fluoropirimidinas: 5-fluorouracilo  y/o sus profármacos capecitabina, floxuridina y tegafur, y/o combinación de medicamentos que contienen estos principios activos.

El riesgo también existe con otras 5-fluoropirimidinas, como la flucitosina (antifúngico de uso sistémico no comercializado en España, pero que puede haberse solicitado como medicamento extranjero para pacientes con micosis graves); y con el preparado tópico de fluorouracilo (Actikerall®) utilizado en la hiperqueratosis actínica.

En 2012 se alertó por primera vez de esta peligrosa interacción, tras haberse notificado en Europa 23 casos mortales tras la administración conjunta de estos medicamentos, a pesar de que la interacción era conocida y aparecía claramente descrita en la ficha técnica y prospecto de Nervinex (brivudina) e incluso en el envase del medicamento.

Desde entonces, y a pesar de las medidas tomadas, se han notificado otros 7 nuevos casos mortales sólo en España por esta interacción.

 

En la nota 9/2017 la AEMPS recomienda que "no debe administrarse Nervinex (brivudina) a pacientes que estén recibiendo quimioterapia antineoplásica especialmente si están tratados con 5-fluorouracilo incluyendo también sus preparaciones tópicas (Actikerall), sus profármacos (por ejemplo capecitabina, floxuridina, tegafur) y combinación de fármacos que contengan estos principios activos u otras 5-fluoropirimidinas (flucitosina), ya que brivudina provoca un aumento de la toxicidad de las 5-fluoropirimidinas que puede conducir a la muerte del paciente".


Recomendaciones de la Unidad de Farmacología:


Si en su nota la Agencia afirma que durante este tiempo el consumo de brivudina se ha mantenido estable, en Cantabria el consumo se ha duplicado aumentando de 115 pacientes que lo usaron en el trimestre previo a la nota de 2012, a los 244 pacientes que la han usado en este ultimo trimestre, lo que supone un aumento potencial del riesgo.

1. Al igual que hicimos en 2012, seguimos recomendado NO utilizar brivudina de primera elección en herpes zóster porque, habiendo alternativas con mayor experiencia de uso, consideramos que el uso de bribudina:

-  conlleva un riesgo potencialmente mortal que no se ha reducido a pesar de su identificación tan clara en ficha técnica y prospecto, ni de las medidas tomadas desde el 2012 - alertas, cartas de seguridad por parte del laboratorio a profesionales santiarios - para evitar su uso incorrecto.

-  aunque aporta comodidad posológica, solo ha demostrado cierta mejora en variables de dudosa significación clínica frente a las alternativas existentes (aciclovir, valaciclovir y famciclovir).

2. Este uso incorrecto parece deberse, más que a desconocimiento de la contraindicación, a la prescripción de brivudina y fluoropirimidinas por distintos niveles asistenciales (hospital, primaria, urgencias) sin conocer globalmente al paciente. Por ello como medidas adicionales para eliminar este riesgo, en caso de plantearse imprescindible la prescripción de brivudina consideramos necesario:

     2.1. Médicos de familia, SUAP y urgencias de hospital que ven pacientes con herpes zóster en el que consideremos usar brivudina (Nervinex®): antes de prescribirlo es obligado asegurarse que no se trate de un paciente oncológico.

Si tratándose de un paciente oncológico aún seguimos considerando prescribir brivudina, es imprescindible descartar que no esté recibiendo quimioterapia con fluoropirimidinas: 5-fluorouracilo, ni sus profármacos capecitabina, floxuridina o tegafur, ni combinaciones de fármacos que contengan estos principios activos. Recordad que estos medicamentos se utilizan sobre todo en cáncer gástrico, cáncer colorrectal, y cáncer de mama.

     2.2. Para oncólogos que quieran iniiciar tratamientos con 5-fluoropirimidinas,  es necesario interrogar sobre la existencia y tratamiento reciente de un herpes con brivudina.

  • a) Si hubiera recibido brivudina, es necesario respetar un intervalo mínimo de 4 semanas entre la finalización del tratamiento con brivudina y el comienzo del tratamiento con medicamentos 5-fluoropirimidínicos.
  • b) Como precaución adicional, debe monitorizarse la actividad de la enzima dihidropirimidina dehidrogenasa antes de empezar un tratamiento con medicamentos tipo 5-fluoropirimidina en pacientes que hayan sido tratados recientemente con brivudina.
  • c) En caso de administración accidental de 5-fluorouracilo o medicamentos relacionados, a pacientes tratados con brivudina, ambos medicamentos deberán ser interrumpidos y se recomienda su hospitalización para tomar medidas inmediatas para reducir la toxicidad de las fluoropirimidinas, prevenir infecciones sistémicas y la deshidratación.

    2.3. No olvidar que existe el mismo riesgo con flucitosina (antifúngico) y fluorouracilo tópico (Actikerall)

 

 

La nota íntegra la podéis descargar en la Web de la Agencia.

Para finalizar y como siempre, os recordamos la importancia de notificar las sospechas de reacciones adversas a medicamentos, en especial las graves y a medicamentos nuevos. Las podéis notificar a través de la tarjeta amarilla en formato electrónico disponible en la intranet de vuestros hospitales y de atención primaria, en formato papel, o contactando telefónicamente con nosotros. Los ciudadanos tienen a su disposición el portal www.notificaram.es para realizar sus notificaciones.



 

Ante cualquier consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Esmeralda Cuaresma y Mario González
Médicos especialistas en Farmacología Clínica.
Gerencia de Atención Primaria - Centro de Farmacovigilancia

Menú Profesionales

Destacamos