Está usted en: Ciudadanía

07 jun 2018

Lactancia materna

La leche materna es la primera vacuna

La lactancia materna protege frente a numerosas enfermedades transmisibles, además de ser el mejor alimento.

Después del nacimiento, la leche materna es la mejor manera de mantener la protección inmunológica, “el nivel de defensas”, entre la madre y su criatura recién nacida, al suministrarle elementos protectores contra numerosos agentes, virus y bacterias, por lo que la lactancia materna es reconocida como la primera inmunización pasiva que se recibe tras el nacimiento, la primera vacuna, que supone una de las inmunizaciones más efectivas.

Las vacunas necesitan un cierto tiempo para producir una inmunidad efectiva. En cambio, la inmunización pasiva a través de la lactancia natural tiene la ventaja de actuar de manera rápida, porque produce una respuesta inmunológica en cuestión de horas o días, es decir, actúa más rápido que una vacuna y además puede actuar de manera efectiva en un sistema inmunológico aún poco desarrollado.

Por todo ello, la Consejería de Sanidad quiere contribuir a un mejor conocimiento de las madres y padres y de toda la sociedad, de los beneficios que sobre la protección frente a numerosas enfermedades transmisibles tiene la lactancia natural, además de las ya ampliamente reconocidas en el ámbito nutricional.

Menú Ciudadanía

Destacamos