Escucha esta información Escuchar

23 oct 2018

Campaña de vacunación antigripal

La campaña de vacunación frente a la gripe de la temporada 2018-2019 en Cantabria comenzará el 25 de octubre y se prolongará hasta el 29 de diciembre.

La vacuna antigripal está indicada y recomendada, con periodicidad anual, en todas las personas mayores de 60 años, entre los 6 meses y los 59 años en personas con enfermedades crónicas -por el riesgo de complicaciones en caso de contraer la gripe- y en colectivos sociales y profesionales que están en contacto con personas de riesgo o que prestan servicios esenciales para la comunidad -por ejemplo, personal sanitario o personal de Protección Civil-.

 

La Consejería de Sanidad comenzará el 25 de octubre la campaña de vacunación antigripal, que este año se prolongará hasta el 29 de diciembre. La administración de las vacunas contra la gripe se realizará, con cita previa, en los centros de salud de Atención Primaria.

El objetivo de la campaña, promovida por la Dirección General de Salud Pública, es reducir la morbilidad y mortalidad asociadas al virus de la gripe y prevenir sus consecuencias adversas entre la población que por edad o estado de salud tiene más riesgo de complicaciones. La vacunación es la única medida preventiva de eficacia científicamente contrastada frente a la gripe, por lo que se recomienda la vacunación, con periodicidad anual.

Indicaciones preferentes de vacunación

Al igual que en años anteriores, la vacuna antigripal está recomendada a partir de los 60 años y para quienes tengan entre 6 meses y 59 años y pertenezcan a alguno de los grupos con riesgo de graves complicaciones por la gripe, como personas con enfermedades crónicas cardiovasculares (excepto hipertensión arterial aislada) o respiratorias (incluidas fibrosis quística, displasia bronco-pulmonar y asma).

También se aconseja la vacunación a niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades metabólicas (incluida diabetes mellitus), obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías y anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neurológicas y neuromusculares graves, inmunosupresión por fármacos, trasplantes o personas VIH positivo, cáncer, fístula de líquido cefalorraquídeo, enfermedad celiaca, enfermedad inflamatoria intestinal crónica, implante coclear o en espera del mismo, o trastornos y enfermedades que conlleven disfunción cognitiva como el síndrome de Down o las demencias.

Otros grupos de riesgo

La vacunación está también indicada en mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación, así como en niños y adolescentes que reciban tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar síndrome de Reye tras la gripe.

No hay que olvidar la importancia de la vacunación en personas que por su actividad puedan transmitir la gripe a quienes tienen un alto riesgo de presentar complicaciones, como trabajadores y estudiantes en prácticas en los centros sanitarios; personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos; personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores; y personas que conviven en el hogar, incluidos niños mayores de seis meses, con otras que pertenecen a alguno de los grupos de riesgo.

Otros grupos a los que se recomienda la vacunación son las personas que trabajan en servicios públicos esenciales para la comunidad, entre los que incluye a las fuerzas y cuerpos de seguridad, bomberos, servicios de protección civil y de emergencias sanitarias, así como trabajadores de instituciones penitenciarias, de otros centros de internamiento por resolución judicial y centros de acogida de inmigrantes.

También a los trabajadores expuestos directamente a aves o cerdos en granjas o explotaciones y a aves silvestres por la posibilidad de infección conjunta de virus humano y aviar o porcino.

Casi 15.000 casos de gripe la pasada temporada

Durante la temporada 2017-2018, se registraron en Cantabria 14.914 casos de gripe. La onda epidémica comenzó en la semana del 12 al 18 de diciembre y el pico máximo de incidencia se alcanzó en la primera semana de 2018, con 375 casos por cada 100.000 habitantes.

Además, hubo 144 casos graves, de los que 20 fallecieron, en su mayor parte (86%) personas mayores de 65 años.

Como viene siendo habitual, durante la pasada campaña, los más afectados por la gripe fueron los menores de 14 años, sobre todo los niños entre 0-4 años de edad, con una tasa de 110 casos por 100.000 habitantes, mientras que la incidencia en personas mayores de 65 años fue de 27 casos por 100.000 habitantes.