Está usted en: Ciudadanía >> Tu salud >> Problemas de salud >> Conductas adictivas >> Adicción a los videojuegos

Adicción a los videojuegos 

¿Qué es el trastorno por uso a los videojuegos?

El apogeo de la cultura gamer y el uso generalizado de los videojuegos especialmente entre la población adolescente están influyendo sobre los hábitos de la población. Si bien el consumo de videojuegos puede tener aspectos positivos como pueden ser la estimulación cognitiva, el aprendizaje y el entretenimiento también conllevan aspectos negativos como: reacciones fisiológicas, como la alteración del sueño; problemas psicosociales pudiendo generar patrones de conducta desadaptativos y disfuncionales; y problemas de la salud mental como estrés e incluso la adicción. Sobre este último, la adicción, tiene el efecto de potenciar los aspectos negativos del uso de videojuegos y minimizar o anular los aspectos positivos.

La Organización Mundial de la Salud en la última edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) incluye por primera vez el Trastorno por Videojuegos para referirse al patrón de comportamiento del juego persistente o recurrente caracterizado por la falta de control sobre el videojuego.  

Por su parte, la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) en su última clasificación de trastornos mentales en 2013, la DSM-5, pese a no reconocer oficialmente la adicción a videojuegos, la considera “una afección que necesita más estudio”, identificando cuáles serían los posibles criterios diagnósticos. La vigente clasificación solo cuenta como Trastornos no Relacionados con Sustancias, el Juego Patológico.

La falta de control que caracteriza al trastorno se ve reflejada en la dificultad para priorizar otras actividades frente al juego, anteponiendo este último a otras actividades diarias. En estos casos el tiempo dedicado a videojuegos se incrementa gradualmente o se mantiene a pesar de las consecuencias negativas.

Los síntomas más frecuentes de la falta de control son:

  • Deterioro en el control sobre el juego, que incluye el tiempo (inicio y termino) que le invierten, la frecuencia, intensidad, duración y contexto.
  • El incremento en la prioridad que se le da al videojuego, puede llegar a anteponer su uso a otros intereses interfiriendo en las actividades de la vida diaria.
  • La continuación o incremento del juego a pesar de que tenga consecuencias negativas.

Consecuencias del uso excesivo de los videojuegos

La falta de control trae consigo el uso excesivo de los videojuegos, el cual acarrea una serie de consecuencias que se objetivan en diversas áreas de funcionamiento del individuo:

  • Salud mental: irritabilidad, depresión, ansiedad, problemas de sueño, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, adicción a videojuegos.
  • Salud física: problemas de visión, lesiones musculares o tendinosas, deprivación de sueño.
  • Problemas de funcionamiento: función cognitiva, problemas familiares, sociales, académicos y/o ocupacionales, alteraciones del comportamiento: conductas desafiantes o violentas.

Poniendo la mirada en adolescentes y jóvenes, es común observar entre aquellos con un uso abusivo problemáticas que afectan a aspectos esenciales de su desarrollo.

Las relaciones familiares se ven afectadas por la falta de control sobre el tiempo empleado para jugar. Las discusiones de los padres con sus hijos adolescentes sobre el tiempo empleado en jugar y la incapacidad para cenar, irse a dormir o estudiar son muy frecuentes. Las respuestas agresivas por parte de un Gamer con excesivo uso de videojuegos suelen ir a más, pudiendo provocar enfrentamientos en los que el adolescente termina rompiendo algún objeto o dando algún portazo en el momento en que un adulto desconecta bruscamente el acceso a internet.

Las relaciones sociales se ven dañadas. El Gamer con uso abusivo se aleja gradualmente de sus amigos habituales para centrarse en aquellos con los que juega en línea y posiblemente no haya visto nunca en persona. Este hecho afecta sobre sus capacidades y habilidades sociales para relacionarse entre iguales fuera del ámbito de los videojuegos.

El rendimiento académico disminuye a consecuencia de factores como la falta de sueño, la disminución de la concentración y la pérdida de interés por las materias escolares. Un bajo rendimiento académico repentino o gradual es a su vez un indicativo de un uso abusivo de los videojuegos por parte del adolescente.

¿Podemos prevenir la adicción a los videojuegos?

Desde el 2021 se lleva ofreciendo en Cantabria en el ámbito escolar el programa GAMER.

El programa GAMER tiene como objetivo “Informar sobre las adicciones tecnológicas, sensibilizar sobre las consecuencias negativas de la adicción y entrenar en las habilidades necesarias para hacer un correcto uso de las mismas”, y va a dirigido a escolares entre primero y cuarto de la ESO.

Se implanta a través de un taller estructurado en tres sesiones de 50 minutos de duración cada una, en las que se emplean distintas técnicas y recursos multimedia como la exposición oral, debates a partir de la exposición de viñetas y de testimonios en video, así como la realización de autorregistros y el entrenamiento en habilidades para prevenir un uso inadecuado de los videojuegos.

El programa GAMER ha sido desarrollado por la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, y su aplicación está teniendo resultados significativamente positivos.

 

ULTIMAS PLAZAS

Documentos para descargar

Información relacionada

Menú Ciudadanía

Destacamos